La música de Agua de Dios

Las noches de Agua de dios

Danza basada en el poema “noches tristes” de Adolfo LeónGómez.
Musicalizada por Carlos Vieco Ortiz.
Cortesía Banco de la República.
Biblioteca Luis Ángel Arango.

Los que en ensueños de amor
hacen de risa derroche,
no saben lo que es la noche
en la Ciudad del Dolor. (bis)

Si lo supieran lloraran
con tan hondo desconsuelo
que las estrellas del cielo
por no llorar pestañearan. (bis)

Tristezas de último adiós
con aires de cementerio
envuelven en su misterio
las Noches de Agua de Dios. (bis)

Desengaños y reproches
y recuerdos y amargura,
llenan de sombras oscuras
la soledad de esas noches. (bis)

Vienen trayendo un gemido
del lejano y dulce hogar,
de donde borro el pesar
el suave calor del nido. (bis)

Y solo cenizas dan
Llevando en sus alas frías,
de las muertas alegrías
que ya nunca volverán. (bis)

CONTEXTUALIZACIÓN

Este poema, después convertido en canción muestra, la agonía que sufrían los pacientes de Hansen del leprocomio de agua de dios, debido a las condiciones inhumanas en que sobrevivían (falta de agua potable, bajas condiciones de salubridad y segregación), agravado a la vez por el daño psicológico de saber que están siendo “comidos” vivos, ver sus rostros al espejo y reconocer escasamente un bosquejo de lo que solía ser, narices chatas, yagas en las mejillas y frente. Y un cuerpo mutilado sin desdén por la infame guerra con el bacilo de Hansen, que más que comer su carne, devoraba sus sueños, los cuales se desvanecían cada día al ver al mundo caminar sin ellos, al ver a sus familias, que ya no eran suyas, ocultar la huella y tapar el vacío del que alguna vez fue amado y que nunca existió.

Aquella familia libre y feliz, ignorante de la agonía de los olvidados, en las noches departía al compás de una buena cena, mientras que los malditos sin culpa recibían inyecciones de aceites hirvientes medicinales, mutilados, segregados, humillados y lisiados temporalmente por los aceites, buscaban crear familias y amistades, siempre sin perder de vista el siguiente paso de esa vida maldita

ELABORADA POR: Andrés Felipe Ardila Buitrago, pasante investigador, grupo ETHOS, Universidad de La Salle Bogotá, Colombia.



Variaciones sobre "Las noches de Agua de Dios"

Carlos Vieco - Juan Domingo Córdoba
Cortesía Banco de la República
Biblioteca Luis Ángel Arango.