Blog

Implicaciones de la ley 1774 del 2016

Loado seas, mi Señor, con todas tus criaturas… (3)

Francisco de Asís. Cántico de todas las creaturas

 

Reconocer que los animales son seres sintientes implica encaminarse en las teorías recientes del derecho animal que nace como legislación independiente e identifica que para el derecho cada uno de los seres animales importa y por tanto merece especial protección.

En Colombia, la legislación que ampara y protege a los animales es la ambiental, por tanto, la interpretación que se hacía para casos de maltrato acogía la mirada de protección de la especie inserta en un medio específico. Así mismo la norma civil, particularmente el código civil, daba el tratamiento a los animales como cosas muebles, por tanto cualquier abuso se estimaba desde las reglas ordinarias que cuantifican los daños y perjuicios. En materia penal la norma no tipificaba como delito el maltrato a los seres animales, entre otras razones porque no eran considerados como sujetos de derechos.

Se puede describir la importancia de la ley 1774 del 2016 en varios sentidos. El primero apunta en reconocerles el hecho que al ser seres sintientes y no cosas reciben especial protección ante el dolor o el sufrimiento causado por los seres humanos. Segundo. La inobservancia de los postulados normativos implicará para el ser humano infractor medidas policivas o judiciales. Tercero. La referencia de seres muebles se acoge para significar que se pueden mover ellos mismos de un lugar a otro. Cuarto. El trato a los animales se basa en el respeto, la comprensión, la solidaridad, la compasión, la ética, la justicia, el cuidado, la prevención del sufrimiento, la erradicación del cautiverio y el abandono. Quinto. En el cuidado de los animales el responsable o tenedor garantizará que no sufran hambre ni sed, malestar físico ni dolor, sometimiento a enfermedades provocadas, miedo, estrés y que puedan manifestar su comportamiento natural. Sexto. Se adiciona al código penal el título: DE LOS DELITOS CONTRA LOS ANIMALES. Las conductas pueden ser atentatorias contra la vida, la integridad física y emocional, con penas de prisión de 12 a 36 meses e inhabilidad para el ejercicio de profesión, oficio o tenencia de quien tenga relación con los animales y multa de 5 a 60 salarios mlmv. Finalmente, se establece como circunstancias de agravación punitiva la sevicia, la perpetración de las conductas constitutivas de delito en espacio público, la utilización de inimputables o menores de edad, la realización de actos sexuales con los animales o la comisión por parte de un servidor público o quien ejerza funciones públicas.

Imagen tomada de: http://diosysantidad.blogspot.com.co/2015/10/san-francisco-de-asis-estig...

Categoría: 
Ciudadanía ética y política
Comparte este contenido:
El autor:

Paola Ruiz Gómez*

*Abogada especializada en Derecho Comercial, Universidad Externado de Colombia, Bogotá. Magister en Docencia, Universidad de La Salle, Bogotá. Doctoranda en Estudios Sociales de la Universidad Externado de Colombia. Docente e investigadora, líder del Grupo de Investigación Interdisciplinar ETHOS, Universidad de La Salle. Correo electrónico: pruiz@unisalle.edu.co